Interludio de la Oscuridad 8


Capitulo 8
-Eee…- una voz burlona retumbo levemente en esa habitación deteriorada, fijando su atención especialmente en la silla que sostenía una silueta carbonizada, aun el olor a carne quemada aun se percibía levemente. –Parece que tuviste mala suerte…- se dirijo hacia el individuo que yacía en la silla.
Sonrió sarcásticamente, al ver el trabajo que habían hecho, el lugar en si era bastante tétrico, aunque tenía que admitir que sería difícil que la policía localizara esta pequeña guarida de desperdicio, aunque ese estilo era nuevo en Eris.

-Grave error querida…-algo estaba desconcentrando a Eris y sabía a la perfección que era, había admirado mucho su arte pero ahora era simple-Con un poco de ayuda puede que vuelvas a ser tu misma- bufo con ironía marcando a su detective favorita, Eris tendría que enfrentarse a una situación innovadora.
***
-Esto es realmente – el policía estaba arrepentido de a ver desayunado.
-Tranquilo novato, no muevas nada- Layla se cubrió la boca, el olor era realmente terrible- esperaremos a los forenses – esa llamada era muy singular, jamás imagino dar con semejante sorpresa.

Algo era seguro, tenía cierta conexión con otros homicidio, aunque nadie le creía actualmente, sin embargo, ahí estaba ese ligero atisbo de incertidumbre, era un asesino serial, el caso del tipo que encontró en el embarcadero dejaba mucho que desear.
-Me pregunto que le llevo a escogerte – al azar pensó Layla, a pesar de eso debían tener algo en común, nadie mata por matar; sobre todo los asesino seriales, una motivación- tendremos que ver quién eres – le hablo al sujeto chamuscado frente a ella.

El aire era más espeso en la habitación, Layla observo la ventana que no había notado del principio, con su intención de tener más luz la abrió de par en par dejando entrar algo de aire fresco, pero una ventisca entro súbitamente arrastrando una pluma blanca en su interior.

Layla se quedo ensimismada viéndole revolotearse por todo el lugar, un flash back golpeo en su mente, cuando la muerte de su hermana, hacia años de eso, pero la imagen seguía intacta en sus recuerdos.

-Una pluma…- esta descendió perezosamente cerca del cadáver sin identificar, Layla se quedo paralizada, una pluma similar había sido encontrada en el cuarto de su hermana, justo después de que encontraran su cuerpo colgando del barandal de la ventana.- Lo sabia!! Hijo de pta!-
Layla marco de memoria el número de Alejandra, quien también había dudado de su loca idea del homicidio- Te tengo…-pero sería alguien que podía ayudarle a encontrar al asesino que había venido cazando todos estos años.
Ignorando que a la distancia una persona la observaba desde afuera, con incontenible y perversa alegría, pues apenas estaba comenzando la función. ¿Qué harás Eris?...
***
Eris estaba en silencio, había permanecido así toda la mañana; un café y un florero las separaba en aquella mesa, pero para Tomie era como una enorme muralla que se levantaba abrumadoramente entre ellas.
Sin imagina que había provocado un pequeño declive en el mundo de Eris, que intentaba reorganizar sus prioridades, ayer había cometido un error y sabia que le llegarían facturas debido a ello, el impulso le venció, el cazador de depredadores había hecho un ligero cambio en sus hábitos, olvido también que alguien le acechaba, y ese día se lo recordó.
-un ultimátum- Sus labios se inundaron con el amargo sabor del café, esta vez no proporciono las exageradas cucharadas de azúcar, otro cambio en su rutina, casi olvidando la presencia de Tomie.
Que por su parte estaba decidida a derrumbar esa opresiva sensación, ni siquiera sabía porque no estaba molesta con la escritora, después de haberle dejado plantada la otra noche, suspiro intentando ganar fuerzas, pero el móvil sonó.
-Lo siento…-disculpo Tomie, atendiendo la llamada- Diga? –pero no obtuvo respuesta, era la tercera vez en el día en que pasaba, igual no le tomo mucha importancia, sin embargo Eris despejo su visión del café y de su mente, hacia Tomie y por fin hablo.
-¿Todo bien?- indago cautelosamente, una pequeña mueca de frustración se asomo en la fotógrafa y asintió aunque su lenguaje corporal decía lo contrario.
-Solo alguien que marco por error- supuso Tomie poniéndolo a un lado- y bien…- y ahí estaba el punto de partida.
Eris sonrió sin poder ocultarlo, al ver el ceño fruncido en evidente enojo, todo se disipo como el humo de un cigarrillo sin tocar, aquel asunto era el menor de sus preocupaciones, la mujer frente a ella era el verdadero mar de emociones que llenaba su vida
- Culpable de los cargos- admitió derrota más rápido de lo que imagino Tomie. Era injusto, siempre le desarmaba con esa mirada tan propia de Eris.
-Yo. …- de algún modo se sintió culpable, al fin y al cabo no era de su propiedad- lo siento no quise - pero unos labios interrumpieron su dialogo, estaba sorprendida ya que ni siquiera noto en qué momento Eris se había acercado a ella.
-No sé como enmendar lo del otro día- admitió Eris buscando su mirada- ¿Qué debería hacer por Tomie?-
Había cambiado, Eris había cambiado y mucho, por alguna razón le agradaba esa interacción pero al igual le asustaba un poco, ¿Cuánto tiempo llevaban juntas? Un año, en ese tiempo descubrió que era escritora, que tenia hobbys simples, tocaba el violín, conocía cada rincón de su casa, que amaba esos cigarrillos raros, que adoraba estar bajo aquel cerezo en donde se conocieron, un libro abierto con ciertas paginas sin leer; ocultando algo, pero no era reciproco Tomie jamás le mostro nada personal.
Siempre era ella quien iba hacia Eris no a la inversa, no había caído en la cuenta de ese detalle, Eris nunca le pregunto de su vida, como si no tuviera la necesidad de saberlo… de cierto modo era algo injusta sentía como si ya le conociera.
Un beso, acompañado de desbordante devoción, entregándole un cálido gesto de amor, Tomie se rindió, era una batalla en la cual había sido derrotada, desde el principio.

-En verdad lo lamento- agrego Eris con clara franqueza, le quito lentamente la taza de café; apartando la última barrera entre ellas, llevando sus manos al pecho- mi corazón te pertenece, cada latido que reverbera en su interior, es dedicado a ti, puede ser insignificante mi existencia, pero tu sola presencia le da gran valor, no hay misterio en lo que siento…-beso sus manos con ternura- ¿que otra cosa puede ser Tomie…? más que amor- susurro.

Eris le miro perpleja al ver rodar una cristalina lágrima, que descendió lentamente por la enrojecida mejilla de Tomie. Confundida se encontraba la escritora, tal vez no era correspondida y se dejo llevar por sus cruzadas emociones; sin embargo sonrió en derrota, mal interpretando el silencio de Tomie, con cuidado decidió apartarse pero un fuerte abrazo le aprisiono sin escape alguno.
-Te amo…-oculto su rostro en el cálido resguardo de los brazos de Eris- te amo…- repitió con más seguridad adhiriéndose más a su amada guarida, las caricias fueron recibidas como la lluvia que sosiega el desierto.
Eris deslizo sus pulcros dedos en el sedoso cabello que se alborotaba sobre su pecho, el agradable aroma de Tomie invadió fugazmente sus sentidos y disipo cualquier pensamiento razonable, al encontrarse con sus ojos no veía nada más que el espejismo de sus sentimientos.
Una suave caricia se extendió en el dorso de su mano, Tomie solo observaba el cálido trato que recibía, pero esta vez ella detuvo el camino austero que recorría Eris, y vorazmente se apodero de los carnosos labios de la escritora, sorprendiendo ambas por el destello libidinoso que acababa de mostrar.
Que bella figura se expone ante mí, ojos amorosos reflejan mi paz, cálidas manos sosiegan mi mal, Tomie… que pensaras cuando sepas la verdad… que este sueño en algún momento tiene que terminar, Tomie… mi amada Tomie, que verán tus preciosos ojos cuando despiertes y la realidad se desborde entre nosotras ,¿las mentiras envenenaran tu alma? O destruirán la mía?
Soy la arquitecta de mi fulminante desenlace, tengo el presagio de nuestro futuro entre mis dedos, desearía jamás poder despertar y si he de morir, que sea entre tus brazos… Tomie.
Si tuviese más tiempo… un poco mas de tiempo.
-Déjame amarte…- susurro Eris con cautela, Tomie no comprendía tal solicitud, pero aquellos ojos celestiales revelaban una oscuridad absoluta intentando ser reprimida, tentada acuno su mejilla entre sus manos, un escalofrió electrizante recorrió su cuerpo.
Miedo… dudo Tomie, si era el sentimiento que se exponía ante su atenta mirada- miedo ¿a qué?- se cuestiono en secreto. Un fugaz recuerdo cruzo por sus pensamientos, había experimentado esa misma escena en algún momento, Eris percibió el ensimismada expresión de Tomie.
La escritora sutilmente tomo sus manos entre las propias, volviéndola al presente, una sonrisa amplia y sincera con una leve tristeza oculta, se perdió entre un beso presuntuoso para envolverla en un enigmático entorno donde las palabras sobraban y el cuerpo se expresaba.
Le guio gentilmente hasta la seguridad de su alcoba, una invitación silenciosa acompañada de una lluvia de caricias, la suavidad de su lecho les acogió generosamente, Eris se contuvo por un momento para contemplarle
-Eris…- pronuncio quedito una Tomie extasiada.
Ese nombre siempre sonó dulce en sus labios… ese nombre. Disipo sus pensamientos y centro sus sentidos en la hermosa dama que esperaba impaciente su atención, con deleite sigiloso se llevo sus labios al júbilo de sus anhelos.
Tomie impresionada se dejaba cautivar por el modo tan propio de Eris al amar, dedos largos y pomposos se despliegan vanidosos por la exquisita anatomía, no perder detalle se convirtió en su propósito en ese día.
Suspiros, latidos acelerados, sumergiendo en los mares del placer; Cuidadosa Tomie surcaba la sedosa piel que expuesta a sus ojos se dejaba ver, Eris complaciente le permito obtener la satisfacción de poseer aquel aperitivo.
Sentencia clara de que había un vencedor y la derrota irrefutable Eris le otorgo, como no amarle, si entre las profundidades de su memoria un secreto compartido yacía dormido, entre las capas del pasado, este recuerdo fue amordazado por su propio autor.
Un extenso camino por recorrer, entre las largas piernas de un poeta que solo jadeaba palabras sin cuartetas, el calor emanaba entre las pieles entrelazadas, inconfundibles resultados, Eris ansiosa surco los bellos pechos de su amada, aceptando embelesada consumió su deseo cubriendo aquella areola exigente que rápida y dichosa le atiende.
-Eris…-Tomie ronroneo sugerente, pues era una petición urgente que su ansiedad vehemente, descuidada y zalamera había olvidado su compañera, con coquetería y presuntuosa, sus dedos sustituyera la caricia solicitada.
Detalle a detalle, reconquisto cada espacio, delineando la fina simetría de una Tomie encendida, estrechando sus caderas, en perfecta armonía, tibia, húmeda y deseosa le sentía, con sosiego le invito a que siguiera ese son, con pausado deleite como el vaivén de un tango; el ritmo marcaron, como una canción.
Sus ojos dilatados, su voz entre cortada, la noche le abrumaba en una iris atrapada, azul, tan azul que el cielo se confundiría de hogar, cuan especial era el reflejo que en vez de encontrar su rostro, descubrió a un monstruo sediento por ese amor.
-Tomie…-resonó su nombre en su cabeza- Tomie… permanece conmigo- sus manos unidas permanecían, indistinguible unión, sin testigos o espectador, ni la luna esa noche se asomo, la voz firme de Eris le atraía a su mundo- quédate a mi lado…-
Que petición más inusual, si estaban juntas en el momento, ¿Por qué la suplica desesperada?, entonces como el viento cruzo el balcón, así sus cuerpos cambiaron de posición, Tomie quería más y más de ella, tatuar con besos y mordiscos la victoria de su corazón.
Descendiendo y tomando lo que le correspondía, inundo sus labios con el manjar que florecía desenfrenado, jamás vio tal vulnerable a Eris, era como descubrir aquellas páginas en blanco, que mostraban las primeras estrofas de su misterio.
Excitada y emocionada, envaino sus dedos en la estrecha cavidad, obteniendo un apremiante gemido que sin decoro escapo de su escritora, Eris sujeto a la bella fotógrafa entre sus brazos, aun sintiendo el dudoso movimiento de unos curiosos dedos en su interior.
-Yo…-Tomie sintió duda y deslizo al exterior su mano, pero las palabras fueron robadas por los labios insistentes de Eris, y detuvo su fuga inesperada.
-Soy de ti… como tú de mi- susurro con cariño en un oído tímido- Tomie… mi Tomie.-
Gentileza incomparable; labios exploraban el frágil cuello de Tomie, que luchaba para reprimir un gemido, que vibraba en la fina piel que lo ocultaba, Eris percibía los acelerados latidos de su amante en sus sensibles labios que gozaban del exquisito sabor que sumergía ante ella.
Como una melodía florecían en su entorno, entre susurros y murmullos, entre la fragancia de cerezos que escapaba de sus poros, deseando con vehemencia jamás ser exiliada de tan gratificante interacción.

Con prudencia reflejada, poco a poco la tocaba, marcando diminutas huellas de besos codiciosos, reteniendo un momento el desenlace que apresurado llegaría, continuaron durante mucho tiempo, retomando sus caricias, reafirmando los caminos donde había esparcido huellas de pasión y lujuria, pero sobre todo amor.
El letargo invadió sus cuerpos, pero Eris como centinela se mantenía despierta, en sus manos una diminuta hoja, con cuidadosa caligrafía anunciaba un hecho que no podía refutar.

El momento llego. Pronto muy pronto, el tiempo retornaría y el pasado ya no esperaría, pues en sus maletas traía, la trágica y nostálgica verdad, que en lugar de otorgarle libertad, le mostraría la fría y cruda realidad.
El amor no fue el único sentimiento que Eris libero, una ira incontrolable le acompaño, nada estaba decidido aun.
Continuara.

Bueno, espero les guste, tengo intencion de darle final muy pronto jajaja tarde mucho es ke me quedo sin ideas y para ser honesta tuve que releer jajaja mi propio fic para no perderle el hilo, hasta creo ke se nota un ligero cambio, pero espero igual ke les paresca bueno.

4 comentarios

  1. Me gusto mucho, aunque cierto se nota cierto cambio, el personaje de Eris cambio bastante, ya no se nota segura y misteriosa, "ese" misticismo que hacia que el personaje fuera tan atractivo, aunque creo que ese cambio es que hiciste conscientemente. Aun asi disfrute mucho del cap.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9/3/12 15:43

    muy bueno, cierto hay un cambio, es como si madurara el personaje, pero igual es muy bueno

    ResponderEliminar
  3. muy bueno el cap, bueno en realidad tus fics, los que he leido me han encantado.

    ResponderEliminar
  4. Excelente continuación la esperaba desde el año pasado. Espero que sigas con esa buena intención de darle fin pronto. Es que ya estoy muy intrigada de cuál es la verdad que se tiene que revelar y que tiene que ver la muerte de la hermana de la detective en todo esto.

    ResponderEliminar

Regalanos tu opinion.
no Spam, please

Con la tecnología de Blogger.